miércoles, 11 de abril de 2012

Animaladas

Animaladas.
Otro nombre para otro programa de mascotas, que ya sabeis por mi anterior artículo, son de mis preferidos, junto con toda esa basura que emite la sexta, para  entretenerme contemplando como diria el filósofo "La estupidez del género humano".
Lo ultimo: Tener un cerdo en casa. No, no me refiero a lo primero que han pensado las señoras. "Mi marido es un cerdo, lleva conmigo la tira de años...¡y todavía no le he llevado al veterinario!...mmmm"
Me refiero a una especie de cerdo, puerco, chancho o cochino tipo bonsai, digamos el pony de los porcinos que creo se llama "cerdo vietnamita" llamemosle porcny.
Resulta ser que antes de anunciar lo de Nespresso, George Clooney (que no tiene que ver nada con la orden de cluny, como ya me dijeron una vez) tenia como mascota un cerdo.
No sé si era cierto o no, pero el caso es que el actor en alguna ocasión aparecía con el pequeño porcny en sus brazos. y...¿para que más?, la demanda de cerdos-charlis se disparó. Todos querían tener un cerdito "tan mono" correteando por el pasillo del piso de Alcorcón. Era como "babe" el cerdito valiente, pero menos vulgar.
Así que despues de tener alojado en su cesta al marrano, viene la convivencia con la mascota, la alimentación, los cuidados, las vacunas y, reparas que ¡Oh sorpresa!!, el jodío del cerdo suelta unos pedos que tiembla el misterio, y además no es como bruster, nuestro pequeño yorkshire que avisa, el chancho abre la espita y se caga o mea donde mejor le parece.
-"Ya te dije que no era buena idea", dice él o ella. "Lo del perro vaya, lo del conejo, bueno...pero esto del cerdo me supera"
-"Es el pienso", contesta ella o él". Seguro que como lo compramos de oferta, está caducado.
Pero pasa el tiempo, y los sucesivos sacos de pienso, y el olor comienza a invadir vuestra vivienda, porque amiguitos, podreis lavar a vuestro pequeño amigo todos los dias, pero huele a porcino. Otra verdad universal que os descubro gratis... Es cierto, los animales huelen. Y todos mal.
-"Cariiiiiiiii....hay que bañar al cerdo.."
-¿Otra vez?, responde él, ¿Si a la abuela la bañamos una vez a la semana, por qué tengo que bañar al jodio marrano este todos los días ?
Y así comienzan a surgir ideas malvadas por parte de los propietarios. Normalmente en distintos sentidos. Ellas: "Mmmmm, no sé, ¿y si se lo regalo a la cuñada, que tiene un chalet con parcela?....así podrían jugar los niños...y... si caga en el cesped, al fin y al cabo no deja de ser abono...
Ellos. "Joder la verdad que el cerdo este se ha puesto hermoso...claro, bien de sacos de pienso se ha comido el cabrón...mmmm...este..se lo llevo a Delfin..(explico: el amigo carnicero que nos prepara los chuletones para los asaderos)...decía se lo llevo a Delfín y me resuelve la cena de navidad...y todavia me quedan los solomillos y el secreto para la comida del día de reyes..
Y mientras el cerdo correteando por el pasillo gruñendo y hocicando para desgracia de propios y de vecinos que, como las paredes ahora son de pladur, también oyen como ronca el gracioso cerdito cuando duerme.
Si la experiencia de oir a nuestra pareja del piso de al lado, recién casados, orgasmear por cualesquiera que sean las dependencias de su vivienda, a veces resulta hasta gratificante porque incluso ayuda a generar testosterona, la de oír a un cerdo vietnamita roncar es todo un espectáculo de sonido, luz y color.
Al final el marrano termina en la asociación de recogida de animales correspondiente, junto con su piara de pocnys correteando entre la mierda y comiendo sobras, hierbas, bichos y pasándoselo como un general.
Si pensáis que esto es lo más, os equivocáis.
La siguiente pareja tiene en el salón de su casa un gallo que convive con un gato.
Ella, explica ruborosa ante las cámaras, lo bien que siempre se han llevado el kíkere y el felino "desde que uno era casi huevo y el otro un lindo gatito". Ahora la convivencia tiene sus cosas porque el gato es macho y el gallo también y claro, cuando la gallinácea se agacha a picotear, el mamífero ve ante sus ojos un panorama esperanzador...ojete de pollo libre de obstáculos y, sacando las uñas, se tira afanoso al pescuezo del pollopavo que, acostumbrado ya, hinca las espuelas en los lomos gatunos y comienza a cacarear como diciendo cuidadito compay que esto no es para tí.
Independientemente de esta cuestión reproductoria que pasa hasta en las mejores familias de mascotas, está el hecho de lo que supone tener un gallo suelto en casa: miles de cagadas por metro cuadrado y la doña detrás con la escoba y el badil.
Seguramente vosotros amigos míos, amantes del animal de compañía, iríais a esa casa a tomar café y, con toda la naturalidad y corporativismo del mascotero, sorberíais de la taza donde os lo sirven con la mayor tranquilidad.
 ¿Podríais asegurar que en esa taza, o en el plato donde vais a tomar la paella, no ha comido ya alguna vez Bruster, nuestro perrito?
 ¿Quizá la taza donde picotea el gallo Jiro los restos del azúcar del fondo, es esa de la cual bebéis sin escrúpulo alguno, un delicioso té?
Por mi parte hay dos sitios donde no me siento nunca tranquilo ni a gusto, uno es la casa de un mascotero. Siempre me da la impresión que el sofá tiene pulgas o me va a dar alguna alergia de algo o en el vaso de la cocacola cagó un día el periquito que tienen suelto en el salón.
La otra es la casa de un gay, vaya, es la misma sensación que debe sentir el gallo cuando se agachaba a picotear...
Sentadito y pegao a la pared.
Buenas tardes.

lunes, 9 de abril de 2012

Pelopicopata.

Advertencia: Si es usted propietario de una mascota, este artículo seguramente no será de su agrado.

En el curso de mi vida he tenido distintos animales.

Desde la típica gallina ponedora, perros, gatos, cabras, chivatos, vacas, cerdos, conejos, palomas, ovejas, carneros, hasta una yegua pura sangre árabe. A todos ello, el único trato que le dimos parecido al humano fue el del bautismo.
Salvo dos vacas con nombre francés (no se si fruto de alguna querencia en la juventud de mi padre), a saber "Suzzane" et "Monique", el resto eran consecuencia de la inquietud por los clásicos y por la jerarquía militar.
 Así teníamos la cabra "Antígona" o el toro y semental "Agamenón", También pululaban por la finca Aquiles o Aries, los perros pastores garafianos o la yegua Diana (la bíblica, no lady Di, que entonces no se conocía)
En lo militar después de tener a "Capitán" y "Comandante", nuestro último perro fue Oquendo, como el almirante, un gran Schnauzzer Gigante.
Y hasta ahí.
Siempre se les trato como lo que eran: animales.
Nunca metimos un perro en la cama, ni por supuesto le pusimos el morro para que, después de lamerse el culo, nos pasase la lengua por la cara, ni le decíamos con voz de pijo...."Bruuuuuusterrrr, mira cariño lo que te ha traído mamá para comerrrr...¡Jamon de Yooooork!" etc etc.
Los perros estaban en la finca sueltos, vigilantes y haciendo su trabajo.
A los cerdos se les mataba cuando tocaba, las vacas daban leche y las cabras carne y queso. Es decir lo que la función natural ordena.
Salvo algún arrebato de ira sobre los especímenes de menos raciocinio, véanse cabras ovejas y gallináceas en general, jamás se maltrató a ninguno de ellos. Se les procuraba asistencia veterinaria cuando era preciso, pero igualmente nunca se les consideraba como a un humano porque, os voy a decir una gran verdad universal, un hombre es un animal, racional eso si, pero un animal nunca será un hombre.
Programas como el que titula el  artículo de hoy me hieren como persona y os diré por qué. Porque salvo lo que yo llamo "veterinario de grandes dimensiones", es decir una vaca que hay que operar o un caballo que se le arreglan los cascos, el resto es gente que llevan a consultas veterinarias sus hurones, conejitos de peluche, periquitos, perros, gatos...con la misma actitud que si llevaran a la abuela. A veces casi cuidan más del perrito bruster, que del pobre viejo que tienen abandonado en una residencia de ancianos.
-"Es que mi gatito..me hace taaaaanta compañía...." Le voy a cortar los huevos, para que no me arañe las cortinas y no se ponga bravo.
Y yo pienso: Cortar los huevos a un gato...¿No es maltrato animal?
Respuesta, No. porque se le anestesia y no sufre.
Apostaría a que el 90 % de la gente que se gasta por termino medio 400 o 500 € en una operación para que su hamster no se coma las bolas de pelo o para que al pequinés le quiten las hemorroides, no sueltan ni un duro a alguien que ven pidiendo en la calle, o no colaboran en obras de caridad.
El grado de avance del quirofano que sale hoy en la tele, donde operan a chispa, un conejo al que le crecen mucho los dientes, salvaría miles de vidas a personas en cualquier zona de África o Hispanoamérica.
Y que queréis que os diga, que me parece injusto.
 Injusto ver esas alimañas carroñeras que son ahora los veterinarios de ciudad, esquilmando euros a los incautos propietarios de mascotas incluso cuando su fin es el sacrificio.
-"Vamos a hacerle un escaner, unas placas y unos análisis al perro para ver en qué grado se encuentra la metástasis y después veremos cual es la mejor opción."
Injusto ver como hay gente dispuesta a soltar cientos de euros para que le practique una cesárea a su gatita "embarazada", porque esa es otra, ahora los animales "se embarazan" y "dan a luz". Hasta donde yo sabia antes se preñaban y parían, debe ser que no suena bien en televisión. Puedes decir hijoputa, cabrón y cosas así pero no preñar y parir...mmmmm
E injusto, y lo que es peor, que hacen por una mascota lo que no hacen por su prójimo.
De mi paso por las consultas de anatomía patológica, viendo el avance irrefrenable de un tumor, hace tiempo que saqué una conclusión:. El adoptar una actitud positiva y animosa ante la enfermedad es una chorrada. No ayuda a curarla. Al final mueres igual.
¿Que es lo importante? Tener la conciencia tranquila y limpia. Eso es lo que sana el alma.
¿Quieren sentirse bien? ¿Quieren limpiar su conciencia?,Apadrinen a un niño. Quizás la foto que te mandan no haga mucha compañía pero, sale más barato que tener un perro y ademas no te llena la casa de pelos ni te caga en la alfombra del salón.
Buenas tardes.

lunes, 26 de marzo de 2012

La Ciudad Perdida

Yo quiero, cuando me muera...
sin patria, pero sin amo
pongan en mi tumba un ramo,
de flores...
y una bandera.

No soy persona especialmente sensible. No dispongo de esa tendencia a la lágrima fácil y tampoco me adorna la habilidad de destilar almibar y parabienes, ¿qué le voy a hacer?.. soy un gran tacaño emocional.
Sin embargo hoy me confieso: Hay una película que me hace temblar el ojo y no el del puente, que diría nuestro insigne Severo (El puente tiene tres ojos, yo tengo dos solamente...pero si cuento el del culo, tengo los mismos que el puente). Esa pelicula se llama La Ciudad Perdida, y pasó sin pena ni gloria por las pantallas españolas.
 La trama se desarrolla en Cuba, en los últimos meses de 1958 y los primeros de 1959 y describe la historia de una familia en esos aciagos días donde nuestra "Perla del Caribe" o "La Ciudad de la Columnas" que decía Carpentier, pasara a mejor vida.
Seguramente Andy García que aparte de actor protagonista, fue el director de la cinta, no sospechaba que aquí lo que gusta es lo bermellón, es decir, las películas de la guerra civil que muestran que los buenos siempre son los republicanos, o aquellas otras donde se alza como paradigma de la libertad del hombre, Benicio del Toro interpretando al asesino Guevara, incluso, fíjense, nos gustan esas películas en las que los malos somos los españoles, caso de aquella famosa "Amistad" firmada por Spielberg donde, tócate las narices, los negreros malos somos nosotros. Naturalmente de la esclavitud y racismo americano ni palabra, pero así somos, es nuestra idiosincrasia pardilla y ridícula.
Decía que me gusta esta cinta "La Ciudad Perdida" porque habla de eso, de cuando se perdió Cuba, y de cuando muchos cubanos y miles de españoles que dejaron allí media, vida tuvieron que salir "con lo puesto" de la isla. De como la idea de institucionalizar una democracia en la isla, promovida por parte de un grupo de intelectuales y patriotas, ante los desmanes de Fulgencio Batista se vino abajo con las hordas de los barbudos de Castro. y de como se perdió LA LIBERTAD (Con mayúsculas).
La injusticia histórica que España ha cometido con Cuba no tiene nombre. Cuba no era una posesión española, no era una colonia, no era un estado asociado. Había mucho más que relaciones políticas o comerciales: Había lazos de sangre, de hermandad, vínculos de unión indisoluble: Cuba era España y España era Cuba. Nuestras familias vivían allí o aquí y el encontrar a alguien de la isla era como ver a un viejo amigo o a algún familiar cercano.
Todo eso acabó cuando llego el carismático Castro. Nuestro país no hizo, ni hace, ni hará el mínimo esfuerzo por recuperar o, mejor dicho, restituir todo aquello que la revolución robó. Al contrario, durante muchos años ha estado riendo las gracias del dictador..."Mariconsón" jaja, que simpático este Fidel.
Nadie se acuerda de las expropiaciones forzosas de la reforma agraria, hoy aposento de hoteles de grandes cadenas españolas, entre otras. Ni del exilio de miles de intelectuales, artistas, familias, emigrantes...
Ni de los asesinatos indiscriminados. Ni de los presos de conciencia...Eso sí, al Ché...Ni tocarlo, faltaría más.
Por eso me emociona la película porque es la historia de una familia que se separa, una familia como la mía o como la nuestra, como la que entonces eramos Cuba y España y ahora recordamos en el espejo de la melancolía cuando vemos en los documentales de la 2 ese muestrario de miseria que es La Habana anclada en el 59. Con sus mismas casas, ahora en ruinas, sus mismos coches, ahora oxidados, sus mismas calles, ahora destartaladas,  pero sin Libertad, ahora muerta.
Termino con esta estrofa del Lamento Cubano.

Oh! Cuba hermosa, primorosa
¿Por qué sufres hoy tanto quebranto?
¡Oh! Patria mia, quién diria
que tu cielo azul
nublara el lanto...


Buenas y tropicales noches.


viernes, 23 de marzo de 2012

El Gapo.

Los que leéis este blog conocéis de mi aversión por el mundo del fútbol en general e igualmente sabéis la opinión que me merecen, sobre todo intelectualmente, los futbolistas y resto de gente que integra el submundo balompédico.
Lamentablemente para nuestras cadenas televisivas no existen sino cuatro deportes: Fútbol, Tenis, Formula 1 y Motos.
En estas retransmisiones son muy característicos lo que llaman "primeros planos" que refuerzan con la imagen cercana, un hecho que nos llama la atención sobre el discurrir del evento.
Empezando por el final: Las motos y los coches:
Siempre esperamos el momento del accidente: "mmmm... a ver si se estampa contra el muro", y observar como las asistencias sacan el cadáver de entre los amasijos del vehículo.
O como cientos de motoristas pasan por encima del inerte cuerpo del japones que se cae en la segunda vuelta...¡Que horrorrrrr! decimos mientras terminamos la cerveza observando el espectáculo y masticamos el maíz tostado que, por un momento, nos da la impresión suena igual que los pobres huesos rotos del motorista.
Hay un añadido: Esos grandes premios que se celebran en circuitos urbanos, como Mónaco, donde siempre se puede hacer extensiva la tragedia: Típico incendio a la entrada del túnel, espectadores saltando envueltos en llamas y ya que estamos, la explosión en cadena de cinco o seis yates de lujo, ¡Que gran espectáculo!
Lo del tenis es insufrible, salvo el femenino, que en lo que se agachan a coger la bola, algún primer plano deja entrever el inexplorado mundo de la lencería deportiva femenina que siempre hace, junto con esa especie de quejidos orgásmicos que producen al sacar "aahhhhhhhggg" que las retransmisiones sean un poco más placenteras.
En este caso hay que decir que depende bastante de la tenista. Últimamente han mejorado mucho estas competiciones con la inclusión en el circuito de toda suerte de tenistas del mundo eslavo en general,  muy agradables a la vista (mejor sabrán) y por fin hemos dicho adiós a la tanda de baca-burras (Sanchez Vicario, Conchita Martinez, Navratilovas etc) que mataban cualquier atisbo de libido salvo, por supuesto, aquella que andaba un poco mas presentable que era Gabriela Sabattini.
Suele andar muy fino el encargado de los primeros planos y siempre que puede evita el braguerio y los escotes sobre todo en el momento crucial del saque. Visto por detrás, cañonera en pompa, o por delante cuando el movimiento de inercia hace que la tenista se agache sugiriendo cierto canalillo senil (de seno, no de viejo), es en ese momento que esperamos con avidez, cuando el operario cambia a un plano general y nuestra intención de averiguar la marca de sujetador se diluye a la par que nuestro interés por el partido.
Pero donde el encargado del primer plano, llamemosle "primerplanista" demuestra toda su profesionalidad es en las retransmisiones balompédicas.
Siempre que enfoca la cara de un jugador, observamos que dicho sujeto se lleva un dedo a su apéndice nasal y, tapando uno de los agujeros, con profusión expele aire por el otro, lo que hace que, mientras te comes el pincho de tortilla veas caer de la nariz de Sergio Ramos un ramillete de mocos que se deslizan hasta el cesped.
Un buen profesional primerplanista ha de estar atento al movimiento de carrillos del jugador y justo es ahí, en ese momento antes de la expulsión, cuando tiene que enfocar para contemblar con nitidez el escupitajo. Hay que decir que ahora la alta definición nos permite ver en todo su esplendor el gargajo y su técnica. Es como los documentales de National Geographic cuando el cocodrilo salta al pescuezo del antilope incauto que cruza el rio. El primerplanista se esmera para que no perdamos detalle de hasta la ultima gota de lapo. Hay incluso algunos profesionales que, en un hábil movimiento fijan su atención en el gargajeo previo a la elaboración del escarro. Mientras lo suben por la laringe hasta la boca o tambien en el instante que absorben via nasal los mocos para expulsarlos al terreno de juego.
 Siempre pendiente del detalle, acerca el zoom para mostrarnos que lo de escupir no es cuestion baladí, sino que cada jugador posee su técnica particular. Hay quien los lanza a una velocidad estratosférica, hay quien no tiene fuelle y se escupue en las botas, en fin, todo un arte.
Esto me hace preguntarme varias cosas:
¿Es esa la razon por la que cuando sacan de banda siempre limpian la pelota?
¿Necesitan regar el cesped o con la cantidad de escupitajos que se producen a lo largo del partido es suficiente para una semana sin agua?
¿Con semejante cantidad de moquerio...se han planteado inventar el futbol sobre patines?
¿Si te caes...Habrá alguna zona franca de lapos?
¿Es capaz el ser humano de ensalivar con semejante profusión o se produce debido al ejercicio físico?
¿Escupiran igual cuando salen de copas...? ¿y en el pasillo de su casa???
En cualquier caso sirva este articulo como homenaje a Darwin  y su evolución de las especies, y nos muestra especímenes que tardan bastante más en  evolucionar que otros, caso claro de estos "Elementos Barriada" que necesitan muchos más años de "cultivo" que la gente normal para superar estos comportamientos barriobajeros que sus cuentas millonarias no logran ocultar.
Buenas noches.

Hermanos Musulmanes.

No se quién decía que cuando hablamos de racismo lo primero que visualizamos es un negro. Posiblemente haya un concepto malentendido de la palabra, no como, según la RAE, esa exacerbación del sentido radical de un grupo, especialmente cuando convive con otro y la consiguiente doctrina antropológica basada en ese sentimiento, que conlleva la persecución de un grupo étnico considerado como inferior, sino que inmediatamente se piensa en el tema esclavitud, el KKK y la pesecución del negro en los EEUU.
 Es decir, que si soy racista es que no me gustan los negros. Eso es como diría nuestro insigne cenutrio y ex presidente del gobierno zapatero, falso de toda falsedad. Yo, por ejemplo me considero una persona racista, y sin embargo tengo amigos que son negros, mulatos e incluso familia mestiza.
Me decía un antiguo amigo Tom Collingwood, quien vivió media vida en distintos países africanos, que el odio racial entre individuos de distinta tribu siempre fue superior al de negros y blancos. Las grandes matanzas tribales como el genocidio de Ruanda entre tutsis y hutus le daban la razón. En cada pais país africano siempre está presta la cerilla para encender el odio racial entre gente del mismo pueblo, tribu, raza, o lo que se quiera. Y son del mismo color de piel. 
Mi racismo va referido al mundo islámico. A ese que tanto defienden toda suerte de asociaciones de alianzas de civilizaciones y tanto pogre de los cojones, y que callan cuando a una mujer le apedrean por la calle porque no lleva el velo. O a los que ponen a niños de ocho años al frente de manifestaciones palestinas como carnaza facil para que las televisiones del mundo vean lo malos que son los israelies o israelitas que deciamos antes... en definitiva al integrismo que tanto gusta a la rojez.
Un hijoputa que estrella un avión contra un edificio o este individuo que hace un par de días ha asesinado a unos niños en un colegio judio  en Toulusse y cuyo abogado ha puesto el grito en el cielo alegando violación de derechos porque un policia le metió un tiro en la cabeza.
Creo que es tarde para apuntarse a las cruzadas, pero si no, habría que plantearse algo para acabar con el infiel porque al paso que van los mojamés cualquier día nos meten un chaval con un chaleco explosivo en el autobus y hala, el carajo todo, meno el, claro está, que se va al paraiso de virgenes en celo que espera a todo siervo binladista.
Pienso radicalmente y me importa poco la opinión que sobre mí tengan quienes leen este blog, pero es este pensamiento el que me lleva a creer la seria amenaza que está suponiendo el mundo islámico para la sociedad occidental. Sobre todo por ese mal entendido concepto de solidaridad con alguien que nunca quiso sino la exclusión del que no piense como ellos. Ya lo dije en otro artículo referido al 11 S, el mundo integrista es igual a la maldad absoluta, al decapitamiento de rehenes, a la ablación del clítoris en las niñas, al apedreamiento hasta morir de miles de mujeres (a ver las manifestaciones de las feministas de turno donde están), al asesinato en masa, al gusto por ese complemento tan de moda en palestina, el chaleco-bomba, etc etc.
 Por eso soy racista y por eso lamento mucho que el tiro al asesino de estos niños haya sido en la cabeza y no en los huevos y haberlo dejado desangrase poco a poco entre estertores de dolor mientras algún perro callejero aprovecha para mordisquearle los intestinos. 
Buenas noches.

domingo, 1 de enero de 2012

La Mariconera.

Siempre he sido de la opinion que para ser futbolista no se necesita tener un gran número de neuronas. Es más, creo que apenas una es suficiente para engranar la orden "corre detras de la bola y chuta".
 Es un deporte simple para gente simple con deportistas simples, que no pobres. Jamás se pago tan bien la incompetencia intelectual. Millones de euros por correr detras de una cosa redonda que se mueve.
Cuando el futbolista no está entrenando o jugando algun partido, suele estar cultivándose intelectualmente. Generalmente gusta mucho la Play Station o las PSP's para entretener esos largos viajes de concentración, así que lo normal es que sea el más cultivado el que de las ruedas de prensa.
-Eehhh...Sí, bueno ...eehh...El Mister nos dijo que jugasenos y, bueno, al prinsipio entremos al campo un poco parados pero despues ..eehh juguemos  y al final logremos tres goles...y la verdad es que lo pasemos bastante bien ¿no? y ya, bueno...eeehh ya comensemos a salir de los puesto de cola.
La gañanería futbolera ha ido en incremento con el avance en el tiempo. Hace años, cuando este deporte no estaba tan bien pagado, todavía se podían encontrar jugadores con cierta clase, aquel centrocampista holandes Johan Neeskens, Cruyff, el defensa bávaro Paul Breitner o más adeelante Uli Stielike, o el malogrado Laurie Cunningham. Alguno incluso como Pirri se licenciaba en alguna carrera universitaria.
Hoy la cosa ha cambiado. El tono gitano y cabello aceitoso de Cristiano Ronaldo ha marcado un hito en el mundo de los gentleman. Cortes de pelo tipo Neymar a ser posible con acabado en esa patillita afilada,  haría al más consecuente plantearse seriamente su aficcion a un equipo más propio de frikis de peluqueria que de jugadores como Dios manda. Qué decir de las coreografias  de bailes de moda, tatuajes, vestimentas, etc etc. que como procesión de analfabetos muestran en el trayecto que va desde el autobús hasta la puerta del hotel de turno. Y ahí es donde voy, a ese desfile de moda futbolera, donde los jugadorres hacen gala de sus galas: Chandal corporativo, el walkman, mp3 o similar, abono intelectual (Marca, As, Mundo deportivo etc) y, como no, ese complemento tan del gusto balompédico que es el neceser- mariconera que como un tesoro fródico sostienen los interfectos con fuerza bajo el sobaco.
 Creo firmemente en que hay dos complementos en el atuendo masculino que dicen mucho de un caballero: Uno es la riñonera-marsupia muy propia de zonas costeras, usada normalmente a conjunto con zapato de rejilla blanco, calcetín a juego y gorra tipo Chanquete, y otra es el estuche al que dedico mi artículo de hoy. Hay que decir que aunque se pueden usar conjuntamente, la segunda es más propia de gente deportista y suele llevarse, a ser posible, con el pelo mojado para que la gente que vea el desfile de futbolistas piense: "Mira, aunque han perdido, por lo menos se han duchado"
Observando el ahinco con que la aprietan contra sus costillares cabría pensar que dentro guardan incalculables tesoros, pero sospecho que aparte del gel, champú y alguna crema hidratante, el resto de neceser esta lleno de lo mismo que su cerebro, es decir, de nada.

martes, 22 de noviembre de 2011

Los Seis Conejos.

 Hace años, según subías hacia la capital por la autopista, había ( no se si seguirá) un famoso restaurante que se llamaba "Los Seis Conejos".
 La denominación del establecimiento, por elemental que parezca no correspondía a su especialidad culinaria: Conejo al Salmorejo con papas arrugadas,sino que era fruto de la situación familiar del dueño, a saber: casado y con cinco hijas todas trabajadoras en distintos puestos del restaurante o más bien casa de comidas.
 Naturalmente el propietario pensó que lo más ideal era bautizar su negocio con ese nombre que le venía como anillo al dedo: "Los Seis Conejos" porque aparte de publicitar su gastronomía, le daba al local un toque de sentido del humor retranquero, tan propio de los canarios.
 El hombre atendía las mesas con alguna de sus hijas mientras que la mujer y el resto de féminas preocupabanse de mantener cocinas, limpieza y demás tareas del negocio.
-"Usted no sabe lo que esto" -decía mientras servia las mesas, hablando con el típico acento de campo canario- "Ñoh, fuerte desgrasia estar rodiado de jembras por to'los laos" Veriah veriah (es decir Ave Maria, Ave Maria).
"Eso...por la mañana me tengo que ir a mear a casa del vesino, porque esa tropa de jembras empiesan a entrar en el retrete y parese que no acaban"...
..".Y despues..la escandalera que tienen entrellas...suh, suh, suh" (jesús jesús, jesús)
 Asi que mientras te comías el gofio amasado y el salmorejo, veías la cara del hombre aquel y era todo un poema.
 Anoche, mientras me regodeaba después de asistir a la debacle del imperio de la ineptitud y la gañanería,  aparece Rubalcaba en rueda de prensa para soltar el discursillo de turno. Detrás suyo habían colocado una serie de señoritas de distinta edad (viejas, maduras, jóvenes y púberes) que, a modo de muralla conejil, arropaban al candidato. Solo faltaba Zerolo para dar el toque mariconcete al asunto, así dejamos claro que nosotros, los rojos siempre hemos estado al lado de las mujeres y los maricones (perdón quería decir gays)
 La horda o mejor, el enjambre conejero, revoloteaba al lado del defenestrado candidato lanzando vítores. "Tu puedes"..¡Todos somos Alfredo!.., "Rubalcaba presidente!!!,
 Una de ellas aprovechando el tirón mediático alisa y coloca su cabellera adelante y atrás, como anunciando un suavizante. El resto para no perder ripio se lanza a besar desaforadamente al político. Poco a poco le van llenando la cara de saliva, o mejor, las barbas de babas, mientras nuestro pinocho sociata intenta escabullirse del las huestes del conejo.
 Así que al ver la faz lívida y descompuesta del prócer socialista no pude por menos entre risas, acordarme del hombre aquel del restaurante con su cara de circunstancias. Solo falta saber si Alfredo va a mear también a casa de su vecino.
Buenas noches